Continuación...cuentos terapeúticos

Gracias a la narración de cuentos podemos contar nuestra historia dándole un matiz mágico que nos permita la reflexión y el darnos cuenta de que siempre podemos hacerlo diferente.

Poco más puedo aportar de este este nuevo cuento escrito por una persona que acompaño en terapia y que cada día se esmera en autoobservarse y quererse más.


"El carruaje"


"No puedo. Voy a caerme - dijo Miedo mientras trotaba a gran velocidad

-Voy a poder con el carruaje yo solo y voy a seguir el camino trepando por ese árbol aunque parezca imposible - dijo Motivación -Quiero que frenemos, no puedo seguir trotando más - dijo Depresión con voz baja mientras bajaba la cabeza - Si vamos a este ritmo y en el km 5 vamos un poco más rápido y después en el km 8.5 apresuramos más , salvaremos a Alma - dijo por último Calculador mientras trotaba abstracto al camino. Por cada vez que uno de los caballos del carruaje hablaban, Mente, el Jinete del carruaje, siempre tan violento y autoritario, tiraba de las cuerdas hasta que los cuatro asentían y se abstraían de sus pensamientos. Esto, al revés de lo que Mente pretendía, solo traía problemas a la raíz de toda esta historia, Alma, el dueño del carruaje que habitaba dentro, ya que cada vez que Mente obligaba a los caballos, Cuerpo, que era el carruaje, se contraía alzando sobre él redes espinosas las cuales dejaban sin oxígeno a Alma y lo hacían cada vez más pequeño. - Corred más, perdemos a Alma. Las redes la han atrapado - exigía Mente a sus cuatro corceles. Tras un gran rato dando vueltas sin ningún rumbo y al borde de la desaparición de Alma, se le apareció en medio del camino una figura iluminada que provocó un gran susto al carruaje, lo que hizo que frenara bruscamente. -Identifícate. ¿Quién eres? - exigía Mente - Soy el hada de Alma y vengo a salvaros, tanto a vosotros como a mi amigo. Quiero que retoméis el rumbo y que todo lo que antes eran raíces venenosas cubriendo a Alma, a partir de este momento sean raíces transparente que muestren el crecimiento y el amor que tanto tiene preparado Alma para regalar al mundo. - ¿Y cómo hacemos eso? ; - ¿Pero no será muy arriesgado? ; -Para eso necesitamos un tiempo justo que no seríamos capaces de lograr Comentaban entre ellos todo el carruaje El hada, riendo a carcajadas e incluso con lágrimas en los ojo de tanto reírse, miró a todo el carruaje y les dio la mejor recomendación y lección de vida hasta el momento. - Para conseguirlo debéis respetaros y amaros los unos a los otros. Para ello, cuando uno de los corceles o Mente piense en algo, el resto debe entenderlo y respetarlo. Para ello, debéis ser un equipo y debéis entenderos con la mirada y respetar el turno de cada uno. En definitiva, esto consiste, como en la vida, en quitarse ataduras y respirar libremente. En ese momento, nada más captar el mensaje, Cuerpo empezó a soltar las raíces malas que había creado y empezó a salir de Alma la luz más purificada que habían visto hasta el momento y vieron crecerla y por fin, ser libre y grande. Después de todo, la vida consiste en disfrutarla y vivirla. Si no, ¿para qué la queremos?"

22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo